Un regalo para toda la vida: Bienestar.

Hay gente que sabe darse regalos inolvidables. Hace poco conocí a una mujer que decidió celebrar este año nuevo haciendo realidad uno de sus sueños: ver las fuentes de agua del hotel Bellagio en Las Vegas. Su plan es aterrizar allí la tarde del 31 de diciembre, alojarse en una habitación con vista privilegiada al espectáculo de luces y luego irse a dormir. Sola. No tiene pareja y sabe que no la necesita para disfrutar el momento. Para esta ejecutiva exitosa, sentarse a ver el movimiento de las aguas es la mejor forma de cerrar un año que ha estado lleno de retos y aprendizajes.

¿Podría usar su dinero en algo tangible o que le traiga mayores rendimientos? Si, claro, podría comprarse varios pares de zapatos, amortizar la tarjeta de crédito, invertir en la bolsa o cambiar el auto. Pero esta mujer, quien gracias a su trabajo ha alcanzado cierta holgura económica, sabe muy bien que al otro mundo es imposible llevarse el equipaje y en cambio al final de la fiesta nadie nos quitará lo bailado. Si hoy ella tiene la posibilidad y el privilegio de cumplir su sueño, entonces ¿por qué no hacerlo?.

Muchos estudios han demostrado que las buenas experiencias brindan una sensación de bienestar que supera con creces la que aporta el comprar cualquier objeto. Por eso no hay dinero mejor invertido que aquel dirigido a vivir momentos especiales, inolvidables, vitales. Así que en lugar de acumular cosas, procura atesorar experiencias.

Quizás estés pensando “este tipo está medio loco. Si el dinero apenas me permite cubrir lo básico ¿quién puede soñar con unas vacaciones en Las Vegas?”. Y tienes razón, no siempre las cuentas arrojan un superávit, pero igual te pido que en lugar de engancharte con la forma, te fijes en el fondo. Una buena experiencia no tiene porque ser costosa o exótica; puedes vivirla en tu cotidianidad, muy cerca de casa, quizás a la vuelta de la esquina. Porque no se trata del dinero que cueste la experiencia, en realidad tiene que ver con el valor que representa para ti y la felicidad que te brinda.

¿Tienes la oportunidad de invertir tu tiempo y algo de dinero en financiar alguno de estos momentos? Piénsalo, quizás sea la mejor inversión que puedas hacer. Probablemente un nuevo Smartphone o la ropa de última moda no te haga tan feliz como un paseo a ese lugar que sueñas con visitar, o esas clases que deseas tomar, o una visita a esos afectos que hace tiempo no abrazas. No está de más repetirlo: vivir se trata de tomar decisiones a cada instante, así que decide conscientemente donde poner tu atención, tus energías y tus recursos.

Esto me hace recordar el coro de aquella canción de Rubén BladesDe qué te vale tener, si no sabes que hacer con lo que tienes. Porque hay gente que se pasa los días acumulando cosas que disfrutan muy poco. O piensa que teniendo más podrán llenar los vacíos en el alma. Incluso, llegan a creer que teniendo esos objetos del deseo se convertirán en mejores personas. Y luego, cuando llega el momento de bajar el telón, descubren que todo fue tiempo perdido.

Si alguna bóveda bien vale tener a tope es aquella donde atesoramos esas experiencias de vida que nos brindan plenitud y nos ayudan a crecer. ¿No te parece que ya es hora de que te hagas ese regalo?. Puede ser en soledad o compañía, como tú prefieras. No dejes para un mañana distante la experiencia vital que puedes disfrutar hoy. O en un mañana más cercano. Ponle fecha.

Por @Elibravo

 footer-dile-si-navidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s