Dile que Sí a la Vida

Cuando el fin de un ciclo se acerca, nos ponemos reflexivos. Nos preguntamos qué hicimos bien, qué podemos hacer mejor y hacia adónde vamos. Por eso cuando el fin del año se acerca nos hacemos más preguntas que nunca y nos angustia no encontrar las respuestas.

Yo he encontrado en la naturaleza todas y cada una de las interrogantes que me he planteado en la vida. Los espacios naturales, en su vastedad, en esa manera única que tienen de imponerse y hacernos sentir mínimos, resultan sanadores. Cuando estás frente a la creación en su más pura esencia, la humildad es obligatoria, bajas la cabeza y comienzas a comprender tus problemas en una medida mucho más justa y sensata.

Por eso, para cerrar el ciclo de este año 2014 les voy a recomendar mis 5 lugares favoritos para decirle que sí a la vida:

El Salto Angel

El Salto Angel se impone en el paisaje

Canaima:

Contener a la caída de agua más alta del planeta es ya algo, pero no resume para nada lo que se siente frente a ese gigante de piedra milenario que es el Salto Ángel. Tener que rodar, volar, navegar y caminar para que la mirada toque los casi mil metros de caída, el silencio, la selva, la piedra que brilla cuando el sol la besa. Es encontrarse con los orígenes y saber que sólo vinimos a este mundo a proteger lugares como este.

La Península de Paraguaná:

Médano Blanco en Paraguana

El Médano Blanco en Paraguaná llega hasta el mar

Tanta arena, tanta brisa, tanta historia y tanto espacio no pueden dejar de conmover. Desde las casitas coloniales del casco de Coro, pasando por los Médanos amarillos, la Reserva Biológica Montecano con su tarántula azul, las playas inmensas, el Faro de San Román en la puntica más norte del país y el Médano Blanco que cae al mar. Paraguaná es un destino para sentirse pequeñito y dejar que las angustias se diluyan entre millones de granitos de arena que salen volando libres por los cielos azules de esta península.

Amazonas:

En Venezuela tenemos un pedacito del pulmón del mundo ¿Qué hacen que no han ido a conocerlo? Encontrarse con la leyenda del Árbol de la Vida navegando hasta Ceguera para ver el Autana tepuy, bañarse en las aguas misteriosas del Lago Leopoldo, hacer rafting en el Orinoco o visitar el mercado indígena de Puerto Ayacucho los sábados por la mañana. Amazonas es encontrarse de frente con la vida en su máxima expresión, respirar profundo y llenarse de verde los pulmones. Un viaje que hay que hacer en la vida.

Playa Medina

Playa Medina

Paria:

Paria en mi alma y en mi corazón, donde amanece Venezuela, donde el mar y la selva se abrazan. Paria es la exuberancia, la frondosidad, el cacao, el tajalí. Paria me enamora siempre que la visito, me derriten sus playas salvajes, sus montañas profundas, sus aguas termales y sus cascadas que caen al mar. Paria es un lugar donde enamorarse para siempre.

El llano:

Caballos

Caballos cruzando la laguna en el Hato El Cristero en Barinas

Cuando la mirada se pierde en un mar verde sabes que llegaste al llano. Cuando se inunda en el invierno es un espejo de agua infinito, cuando llega el verano y el agua se retira comienza la lucha que hace tan recio al llanero. Visiten El Cedral o algún hato que haya decidido conservar la fauna en sus tierras para que vean lo que podría ser el llano y a lo que lo hemos reducido. El llano es un lugar para reflexionar sobre los ciclos, sobre la naturaleza y sobre lo que va y viene.

Por eso una vez más te invito a decirle que sí a la vida, a nuestro país, a nuestros tesoros. #DilequeSï

Por Arianna Arteaga @arianuchis

Dile que si

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s