¿Por qué Kimetto es el corredor más rápido del mundo?

Corrieron juntos la última edición del Maratón de Berlín y, aunque Dennis Kimetto venció a Emmanuel Mutai por escasos segundos, Kimeto y Mutaiambos batieron el récord del mundo. Kimetto y Mutai vienen de otra galaxia, es la explicación más rápida y fácil para describir su mecánica al correr. Pero en realidad provienen de una región del planeta exportadora de grandes velocistas: África del Este. De hecho, esta región concentra, desde el año 2003, todas las marcas del mundo. Paul Tergat, Haile Gebrselassie, Patrick Makau, Wilson Kipsang y ahora Kimetto. ¿De qué están hechos estos atletas “alienígenas”?

El lugar común: están hechos para correr, tienen genes de corredores, no hay quien les gane, es trampa. Pero la pregunta científica se aleja de las especulaciones e intenta profundizar en el conocimiento que se teje alrededor de este fenómeno: ¿cuáles son las diferencias fisiológicas, cinemáticas, ambientales y biológicas entre estos corredores excepcionales y el resto del mundo? ¿Cuáles son los números que sustentan la noción de que estos corredores son especiales y están fuera de liga?

¿Variantes genéticas?

KimettoEs fácil decir que los atletas africanos están genéticamente privilegiados. Sin embargo, resulta extremadamente difícil demostrarlo. Es cierto que algunos estudios fisiológicos sugieren que a estos corredores les “cuesta” menos (en moneda metabólica) andar a 20 Km/h. Pero esta observación no responde a la pregunta esencial. No sabemos exactamente qué aspectos de la biología de este grupo humano fundamenta su talento. ¿Cuáles son las variantes genéticas, si existen, que otorgan esa increíble resistencia?

Una pista prometedora está en las propiedades mecánicas de los músculos y tendones. Ahora se sabe que el costo de correr (el oxígeno que se gasta por cada kilómetro) depende en gran medida de la elasticidad de estas estructuras. Mientras más energía elástica es almacenada y liberada en cada zancada, menos oxígeno para moverse. En otras palabras, con resortes rígidos y saltarines el organismo necesita “invertir” menos energía en el movimiento. Estudios recientes demuestran que existen  variantes genéticas del colágeno, la proteína que le da elasticidad a los tejidos, y sugieren que algunos fenotipos están asociados a mejores economías de carrera.

Corredor Kimetto Por otro lado, una comparación de las principales características antropométricas indica que los corredores africanos gozan de piernas más livianas, con su contribución concomitante a la economía de carrera. El maratón competitivo se corre a cadencias elevadas, 180-190 pasos por minuto. Claramente, unas piernas de músculos grandes (gemelos hipertrofiados, por ejemplo) son más difíciles (más costosas) de mover que unas delgadas. Y las de los corredores africanos son sin duda de las más delgadas. No obstante, por más razonable que suene esta hipótesis, no he encontrado en la literatura científica datos “duros” del costo de ambulación de miembros inferiores que sustenten esta idea. Tampoco se sabe qué variantes genéticas están involucradas en el desarrollo de piernas de este tipo, un trabajo, por cierto, de proporciones titánicas.

Elementos que influyen

A los factores intrínsecos del organismo se suman los ambientales. ¿Dónde viven? ¿Cómo entrenan? ¿Qué comen? ¿Cuál es la fuente de su Mapa Africamotivación? En países donde reina la pobreza extrema, los factores sociológicos no son despreciables, el atleta africano corre por necesidad y lo hace en comunidad. Si uno alcanza el éxito, muchos se benefician; en una aldea de 5000 habitantes, 3500 corren con deseo máximo de superación; son competitivos en el deporte, pero se ayudan entre sí en la vida diaria; además, se honra a los grandes talentos como héroes nacionales. El atletismo se ha convertido en una verdadera alternativa de desarrollo para estos pueblos.

Aún queda mucha tela que cortar para develar los misterios de la excelencia atlética, un camino lleno de conocimiento y lecciones. Es cierto que la plasticidad y flexibilidad de las formas humanas nos llena de fascinación y curiosidad científica. Pero también es cierto que las humildes historias de superación detrás de estos campeones son esperanzadoras. El “fenómeno africano” es ejemplo de una belleza posible, una que todos, independientemente de nuestro origen, podemos alcanzar.

Por Federico Pisani @fuconei

Tienda de Deporte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s