¿Quieres correr como una gacela? ¡Pues a saltar!

Es común escuchar que los corredores africanos parecen gacelas. Su estilo de carrera es explosivo y ciertamente parece que flotaran sobre el asfalto al desplazarse a más de 20 Km/h por largas distancias. Esta proeza ha sido estudiada por la ciencia desde muchos puntos de vista, uno de ellos es la cinemática.

La cinemática estudia la física del movimiento de los cuerpos en el espacio y ha sido de gran utilidad para el análisis de las formas de locomoción humana: la carrera y la marcha. La primera se diferencia de la segunda porque cuenta con un instante en el que ninguno de los dos pies está en contacto con el piso, una fase de vuelo. Solo un pie se apoya a la vez y el mismo debe generar, no solo la fuerza necesaria para frenar la caída del cuerpo, sino también para impulsarlo a la siguiente fase de vuelo, un momento denominado fase de contacto. Los tiempos de vuelo y contacto son variables cinemáticas importantes. Podemos decir que, a medida que aumenta la velocidad de carrera, el tiempo de vuelo se hace mayor y el tiempo de contacto disminuye. Para lograr esto, la potencia que aplica el pie sobre el suelo se hace mayor.

Cuando un atleta de élite corre rápido (cerca de 21 Km/h), su cadencia es elevada, alrededor de 190 pasos por minuto,  y la amplitud de estos pasos es cercana a los 180cm. En cuanto a los tiempos, cada pie dura 190 milisegundos en el piso y se vuela alrededor de 125 milisegundos. Un individuo de 57 kilogramos de peso corporal debe producir una potencia de 286 Watts para sostener esta velocidad. Esa combinación de pasos largos y muy frecuentes, con poco tiempo de contacto, tiene un alto costo metabólico. En resumen, para volar como un africano hay que rebotar como una pelota cada vez que el pie entra en contacto con el piso.

Lo primero que viene a la mente es la siguiente pregunta ¿Qué lección debemos aprender los mortales de los corredores élite? ¿Si mejoramos nuestra capacidad de saltar mejorará nuestra velocidad de carrera? Pues las evidencias científicas demuestran claramente que los ejercicios pliométricos (saltos) y el entrenamiento de fuerza mejoran la capacidad de nuestras estructuras elásticas (tendones, ligamentos, músculos) para devolver energía cuando dejamos el piso en la fase de vuelo, mejoran las variables cinemáticas al correr y concomitantemente disminuyen el costo (en oxígeno) de desplazarse a velocidades de carrera. Adicionalmente, se ha demostrado que a una mejora en la capacidad de saltar se asocia una mejora en los record personales.

La ciencia nos grita que si, nosotros los mortales, trabajamos nuestra fuerza, potencia y capacidad de salto con ejercicios específicos para esto, seguramente veremos una gran mejoría en nuestros tiempos. ¿Qué esperas para comenzar a saltar?

correr_como_gacela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s