Cómo disfrutar Margarita de otra manera

La Semana Santa comienza a acercarse y conseguir un pasaje a Margarita es la misión más imposible de la tierra. Resulta que, por alguna misteriosa razón, el país entero decide apurruñarse en Margarita cuando tiene una semana de vacaciones.

Unos se lanzan con la familia entera y hasta el perro en una de compartir y disfrutar la playa. Eligen playas serenas, con toldito para los niños, sillas para los abuelos y servicio de comida. Los más jóvenes se van en cambote en una de rumba y amigos. Van a la playa a ver y dejarse ver, llegan a partir del mediodía y prefieren las zonas más concurridas de la isla para armar el plan nocturno.

Ahora bien ¿Y si uno es comeflor y quiere algo de paz y naturaleza, pero resulta que caíste en Margarita esta temporada? Fácil: Uno se levanta tempranito y se lanza a Macanao a ser feliz. Si están en Porlamar es un poquito lejos, por lo menos hora y media y hasta un par de horas si no se levantaron tempranito y los agarró la cola. ¡Pero la Península de Macanao bien vale el viaje.!

Lo primero que les recomiendo de Macanao es darle su merecida visita a la Laguna de La Restinga, pueden kayakearla con la gente de Kayak Margarita, que es un planzaso de naturaleza, o hacer el clásico paseíto en lancha desde el muelle de Inparques pasando por los manglares. Ése puede ser ida y vuelta o con parada en la playa. Yo les recomiendo hacer la parada en la playa y comerse las ostras más frescas y a mejor precio de toda la isla.

margarita4

Luego, en el crucero que da a Boca del Río o las playas, tómense una cocada que son bien buenas. En Boca del Río, que es el pueblito más grande de Macanao, es indispensable visitar el Museo Marino. Digno, conmovedor, precioso, una visita obligada en Macanao y en Margarita toda. Allí está también el Restaurante de La Negra donde se come delicioso y consigues maravillas como el pescado oreao, la tortilla de erizo, el funche y el quesillo de tuna. Pasan el ambulatorio, suben a la izquierda y es la primera callecita ciega a la derecha. Muy sencillo, pero realmente sabroso.

Para los ciclistas hay rutas de asfalto y rutas de tierra buenísimas y con unos paisajes maravillosos.

Una de las playas la más famosa es Punta Arenas, es a la que va más gente y tiene más servicios, la verdad es que es muy linda y comparada con Parguito les parecerá que no hay nadie. Pero mi favorita es Playa La Pared porque está prohibido meter los carros a la arena y sólo tiene unos pocos tolditos, mucha arena, mucho mar fuerte y felicidad plena. Para los niños no es la mejor. Pero si quieren una playa salvaje, esta es la reina.

Hay otro montón de playitas pequeñas por ahí, todas muy genuinas, margariteñas sin frenesí turístico. En Macanao todavía hay pescadores y carpinteros de ribera, cierta tranquilidad que se mezcla con la sal. A mí me gusta mucho y se los recontra recomiendo si quieren escaparse del agite que es toda una semana en Margarita en plena temporada de Semana Santa.

Por: Arianna Arteaga Quintero – @arianuchis

turismo_venezuela_margarita_crediconsumo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s