Nuestras finanzas, el orden y el mar

Cuando nos sentamos frente a la playa y observamos las olas en el mar, si prestamos la suficiente atención, descubriremos que estas vienen a menudo en intervalos de tiempo definido. Siendo el mar un sistema dinámico complejo y cambiante, no deja de ser un sistema extraordinariamente ordenado.

Así como el mar, nuestra vida llena de múltiples variables  también debe tener un orden definido, que nos permita aprovechar las buenas olas y también enfrentar las tormentas cuando ocurren.

En nuestras finanzas el orden es fundamental. Durante mis años como asesor de inversiones me he dado cuenta que de nada sirve enfocarse en formulas complejas para mejorar nuestra salud financiera, si en cambio no le prestamos atención a principios de vida, que están allí y que muchas veces los subestimamos, uno de esos es definitivamente el Orden. Veamos su impacto en tres dimensiones:

orden

Dimensión Física:

Está comprobado que en un espacio físico ordenado tendemos a sentirnos mejor, física, mental y emocionalmente. La energía parece fluir.

Prestemos atención a esos lugares en donde pasamos la mayor cantidad de tiempo. Si nuestro escritorio parece que fue impactado por un huracán, es probable que en una dimensión más profunda como son nuestras finanzas la situación sea similar.

El orden en mis finanzas pasa por conocer mi situación actual.  ¿Tengo claro cuánto es mi ingreso?, ¿cuál es la naturaleza de mis gastos y lo que representan mensualmente de mi ingreso?, ¿tengo clara mi capacidad de ahorro?, y mis inversiones, ¿están ordenadas? Si no soy capaz de ver la imagen completa de mi situación financiera, difícilmente pueda tomar acciones para mejorarla.

horizonteDimensión mental:

Tener una visión clara de los objetivos y metas en la vida parece ser la clave para lograr resultados extraordinarios. Así lo comprobó Mihaly Csikszentmihalyi, el famoso psicólogo de la Universidad de Chicago que estudió a numerosos atletas, artistas y profesionales de toda índole que lograron fluir en sus carreras. La característica común de estas personas no era otra que “orden en la conciencia”.

Nuestros objetivos y metas financieras deben estar asociados a nuestros objetivos de vida. El orden en los mismos permite darnos la retroalimentación  necesaria para corregir el rumbo cuando nos desviamos.

Ahora que el año comienza es importante tomarnos el tiempo con lápiz y papel para meditar en lo que realmente queremos hacer. Ordenar las ideas es el primer paso.

descargaDimensión Temporal:

Nuestros ciclos de sueño, las horas en las que comemos, la forma en que llevamos (si lo hacemos) nuestra agenda, son ejemplos del tiempo y su orden en nuestra vida.  Tener conciencia de  lo importante versus lo urgente y establecer prioridades en la distribución de nuestras actividades es la forma de ordenar nuestro tiempo. Si lo hacemos, aprenderemos a invertir el recurso no renovable más importante que existe.

Experimentar la magia del orden en nuestras finanzas y vida empieza por tomar conciencia de nuestra realidad, afuera y adentro. Si queremos mejorar nuestra salud financiera, empecemos por ordenar esos pequeños espacios que pueden hacer una gran diferencia.

No subestimemos nunca el inmenso poder del Orden en nuestras vidas, recuerden que hasta las olas en el mar guardan un orden definido.

Por: Alberto Cárdenas – @acardenasfx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s