55 DESTINOS AL AIRE LIBRE

Está a punto de acabarse el año y seguimos recorriendo esta geografía de contrastes. Este mes exploraremos el tepuy prohibido intimidados por sus leyendas, pasaremos la noche boquiabiertos ante el poder del Relámpago del Catatumbo, veremos el mar y la ciudad desde el pico más alto de la Cordillera de la Costa, navegaremos hasta la Laguna Guasacónica y cerraremos en una playa deliciosa viendo los cocoteros mecerse frente al Mar Caribe. Acompáñennos en esta aventura sin igual de recorrer Venezuela al aire libre.

46. Kukenán

Al Matawi tepuy está prohibido subir, las leyendas más tenebrosas le han colocado un velo de misterio difícil de traspasar. Los más osados obtienen la bendición del pueblo pemón y visitan al hermano malvado del gentil Roraima. Son tres días de excursión para subir a su cumbre de piedras con formas estrafalarias, ríos sinuosos y cuevas extraordinarias. Resulta mucho más exigente que la subida al Roraima y también resulta estar bastante más virgen que su sobre explotado tepuy vecino. Se necesita valor, buenas condiciones físicas y equipamiento. El resultado depende del humor del Kukenán, ya verás si te deja entrar o te desprecia y te bota para nunca más volver.

Kukenán

47. Ologá

El extraordinario Relámpago del Catatumbo acaba de entrar a los récord Guiness por la puerta grande gracias a la persistente tormenta eléctrica que se forma cada noche sobre las aguas del Sur del Lago de Maracaibo. El mejor lugar para pasarse las noche deslumbrados por su poder es la Laguna de Ologá, una minúscula comunidad de palafitos de colores que se reflejan en el agua azulísima. Allá se instaló Alan Highton en un palafito azul entre la Laguna de Ologá y el gigantesco Lago de Maracaibo, se duerme en hamacas o literas, se navega para conocer mariposas y gente de agua y se pasa la noche viendo al Relámpago más insólito del planeta. Alan es encantador, sabe muchísimo sobre el tema y estará más que feliz de recibirlos, entren en www.cocolight.com y entusiásmense a descibrir este destino sin igual.

Ologá

48. Pico Naiguatá

Para subir hasta la cima del Naiguatá y gritar ¡Cumbre! a 2765msnm viendo a la ciudad capital y el Mar Caribe a la vez, hay que caminar bastante y empinado. Hay que tener un montón de ganas de hacerlo e ir con alguien que se sepa el camino, pero una vez en la cima de la Cordillera de la Costa, lo único que les espera es la felicidad del paisaje y la satisfacción de estar cerquita de las nubes. La ruta más conocida y mejor demarcada es subiendo por la Julia en el Parque Nacional Waraira Repano conocido por los caraqueños como el Ávila. Siguen hasta Rancho Grande, Topo Goering, cruzan la Fila Maestra, se instalan en el Anfiteatro y luego se encaraman hasta la cumbre con sus característica cruz de metal. Para una persona en muy buenas condiciones no pasa de 6 a 7 horas de caminata, pero si lo suyo no es fajarse tanto lo pueden hacer parando a dormir en Rancho Grande y subiendo al día siguiente con calmita. Vayan bien equipados y estúdiense bien la ruta para que no se pierdan en la espesura de la montaña.

Pico Naiguatá

49. Morichal Largo

El Río Morichal Largo en el Estado Monagas es un secreto de verdes muy bien guardado. Lo pueden navegar a motor velozmente y va a ser hermoso, pero nada se compara con la conmovedora sensación de recorrerlo en un kayak. Al no hacer ruido, te fundes de verdad con el paisaje y comienzas a formar parte del entorno natural. Los pájaros se quedan donde estaban, los monos se fascinan viendo tus botecitos de colores y el alma se ensancha, las pupilas reverdecen, es la máxima felicidad del mundo estar dos días navegando para caer en la inmensidad de la Laguna Guasacónica. Además es facilito, vas con la corriente así que el esfuerzo es mínimo. Si la vida les pide acercarse a vivir esta maravilla, entren en www.kayakvenezuela.com y se van con Biotrek que les organiza todo perfecto.

Morichal Largo

50.  Nivaldito

La Península de Paria en Sucre está repleta de enormes playas salvajes, cocoteros y felicidad. Pero en esta ocasión yo les voy a recomendar una caletica deliciosa a la que se llega a pie en un momentico, se trata de la bahía de Nivaldito. A media hora de Río Caribe agarran camino a la posada Playa de Uva, ahí piden permiso y preguntan cuál es el camino a Nivaldito, se llevan lo mínimo necesario, cruzan una colinita verde con una vista franca al Mar caribe y se instalan entre los cocoteros de Nivaldito. Lo que hace especial a esta playa es una formación rocosa que limita el poder de las olas y deleita la mirada. Hay una pequeña ranchería de pescadores que le agrega colorido y si se enamoran mucho del lugar pueden hospedarse justo al lado en la posada o las Villas VIP. Si el alma les pide Caribe, entren en www.parquenivaldito.com y regálense una buena porción.

50

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s